Topo, uno de los grupos más representativos del rock madrileño, nació en mayo de 1978, tras la sorpresiva salida de Asfalto de dos de sus componentes: José Luis Jiménez (bajo y cantante) y Lele Laina (guitarra y cantante), una decisión traumática para todos los bandos implicados en el fregado, tanto para los cuatro músicos que hasta hacía muy poco habían formado Asfalto como para su compañía de discos, Zafiro, alarmada al ver cómo el primer lanzamiento de Chapa Discos se desmoronaba en pedazos, con el comprensible enfado por parte de sus directivos. De aquella ruptura, que, en un principio, tenía todos los visos de ser irreversible, saldrían dos estupendas agrupaciones que dieron momentos de gloria al tinglado rockero nacional.

"Cuando José Luis y yo nos planteamos dejar Asfalto, nos fuimos al parque del Retiro, empezamos a seleccionar nombres para el nuevo grupo e ideamos el de Topo. Tiramos para adelante entonces y hablamos con Terry Barrios (ex Trilogía), incorporamos a un teclista, Víctor Ruiz, y empezamos a ensayar en una casita de la avenida de San Diego, en Vallecas, tirando tabiques abajo para poder estar más cómodos, porque el lugar era muy pequeño. Ese fue el sitio de creación de Topo." (Lele Laina)

"El comienzo de Topo fue muy duro al principio, por varios motivos: la compañía discográfica era la misma que con Asfalto, Chapa Discos, por lo cual nos putearon todo el tiempo, haciéndonos de menos, hasta que pudimos grabar nuestro primer elepé, que era tan bueno y tuvo tanta aceptación que no tuvieron más remedio que rendirse a la evidencia y prestarnos atención. Nuestros nuevos compañeros eran muy buenos músicos, aunque faltaba la disciplina que había en Asfalto, pero daba igual, porque fue una época de muy buenas ideas y composiciones. Como sabes, Terry, Lele y yo éramos colegas y habíamos tocado juntos unos años atrás; nos comunicábamos prácticamente por telepatía. Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de volver a tocar juntos, y finalmente, lo conseguimos. Nuestras tres voces empastaban a la primera y todo el tiempo que estuvimos juntos lo pasamos como nunca. Esta compenetración se notaba en el escenario. Además, el teclista Víctor Ruiz era un muitiinstrumentista muy bueno, con ideas brillantes. Era el complemento perfecto para el trío." (José Luis Jiménez)

Un año más tarde, en enero de 1979, Chapa ponía a la venta un homónimo primer álbum de Topo, que produjo Teddy Bautista -en colaboración con Luis Soler- en Kirios. Aquel primer trabajo dio de sí siete magníficos cortés: Autorretrato, Abélica, La catedral, Qué es esta vida, El periódico, Vallecas 1996 y, especialmente. Mis amigos dónde estarán, que con el tiempo se convertirá en uno de los temas más emblemáticos del rock en castellano. Las voces de Lele Laina, José Luis Jiménez y Terry Barrios sonaban más templadas y ajustadas que nunca.

"En Madrid, en mi barrio, en un billar, una panda de chicos
con un cigarro en la boca arreglábamos el mundo a golpe de futbolín.
A la salida del curro, a la academia nocturna,
aprender inglés, que es de gran porvenir.
Y si tu padre no lo hizo, tú sí.
Mis amigos con los que jugué dónde estarán.
Mis amigos, con los que hice la revolución.
Mis amigos en un tresillo se aplastarán."

El planteamiento compositor de Topo seguía las pautas preconcebidas en la primera formación de Asfalto. Escribían muy buenos temas, con textos serios, mordaces y realistas. En 1979 intervinieron, junto a Leño, Coz, Cucharada, etc., en el Festival de Rocktiembre, organizado por un colectivo de músicos madrileños en la plaza de toros de Vista Alegre, en Carabanchel, cuando aún ésta no era cubierta.

"La gente venía con escaleras para saltar la pared de la plaza de toros y colarse sin pagar. Lo peor fue cuando algunos exaltados intentaron tirar abajo una de las puertas, e hirieron a Rosendo, de Leño, con una brecha considerable en la cabeza. Aquel concierto dio origen a la película y al doble elepé Nos va la marcha (1979)." (Lele Laina)

"Hubo una avalancha para tirar una puerta abajo. Rosendo y yo intentábamos sostenerla, pero, de repente, como una exhalación, se vino hacia nosotros un tío bajito con pinta de carcelario y le metió un puñetazo en toda la cara a Rosendo, que salió despedido varios metros. Allí estábamos la práctica totalidad de músicos madrileños, colaborando y ayudando -aunque no tocasen sus grupos- para montar un espectáculo que degeneró en un completo caos." (José Luis Jiménez)

En su segundo álbum, Pret a porter (1980), producido también por Teddy Bautista en Kirios, Topo dieron un giro de tuerca hacia las nuevas corrientes nuevaoleras, lo que les distanció en cierto modo de su público incondicional; pero en el tercero,

Marea negra (1983), y tras su paso a Epic/CBS, retomaron sus planteamientos de rock urbano, un estilo acuñado por José Luis y Lele desde los primeros días de Asfalto.
Marea negra, cuyo tema estrella vaticinó futuras catástrofes ecológicas, como la del buque Mar Egeo en 1992. o la del Prestige en 2002. lo produjeron Miguel Ríos y Carlos Narea, con ayuda del ingeniero de sonido Pepe Loeches. Los estudios: Eurosonic, que contaban con el mejor equipamiento técnico y humano del momento. La presentación tuvo lugar en el cine Ideal, en la calle Doctor Cortezo, y participaron invitados muy especiales para el grupo, como José Carlos Molina, de Ñu, y Rosendo Mercado, de Leño.

 

Habíamos coincidido en varias actuaciones con Miguel Ríos. A él le iba mucho nuestro rollo, y le habíamos compuesto temas como Hola y adiós y A tumba abierta, por lo que su involucración en Marea negra surgió de manera natural. El cambio a CBS fue positivo para nosotros, aunque nos costó mucho que Chapa nos diese la carta de libertad. José Luis y yo tuvimos una negociación muy dura con Antonio Ortega (director general de Zafiro); tanto que al salir de su despacho teníamos la impresión de haber chocado frontalmente contra un tren de alta velocidad, pero no hubo necesidad de entrar en juicios ni nada por el estilo, si bien el contrato con CBS estaba a expensas de esa carta de libertad. Algún tiempo después, un tanto desanimados por la falta de un éxito tangible, Terry, Víctor y yo nos fuimos del grupo. José Luis nos dijo que quería continuar con la historia. En algunos de sus shows tocaríamos como invitados." (Lele Laina)

En 1984, la salida de Lele, Terry y Víctor, José Luis Jiménez, un corredor de fondo como pocos, daba continuidad a Topo incorporando a Luis Cruz (guitarra), Pablo Salinas (teclados y guitarra) y Cacho Casal (batería). Esta nueva formación grabará los elepés Ciudad de músicos (1986), publicado por el sello Snif, y Mis amigos están vivos (1988) -un doble en directo grabado en la sala Canciller y editado por Chapa Discos-, que reflejaban la vena compositora de José Luis, y la habilidad técnica de los jovencísimos Luis Cruz y Pablo Salinas, músico, este ultimo, que se desenvolvía con igual soltura estirando las cuerdas de una guitarra que machacando sus teclados.

"En septiembre de 1984, que fue cuando nos separamos Lele, Terry, Víctor y yo, seguí adelante con Topo, incorporando otros componentes, Luis Cruz (guitarra), Pablo Salinas, (teclados y guitarra), Cacho Casal (batería), y yo al bajo y voz. Luis Cruz y Pablo Salinas eran en ese momento, según mi opinión, los mejores guitarras del país. Y otra vez Topo volvió a brillar. También tocó con Topo, durante un tiempo, Miguel Ángel Collado (teclista, ex Ñu, ex Santa). En 1987 grabamos un elepé en directo, con esta formación y con los antiguos componentes de Topo, después de lo cual nos deshicimos." (José Luis Jiménez)

Acto seguido, Topo se disolvía por un largo periodo, sumándose entonces José Luis -y también Lele Laina, que había estado acompañando a la cantante Luz Casal- a la reunión de Asfalto con sus cuatro miembros originales.

En 1998 José Luis y Lele, vuelven a resucitar Topo, esta vez con Roger Castro (Suburbano) a la batería y Sergio Cisneros a los teclados (La Banda, La Trampa, Mago de Oz) y hacen gira rescatando sus temas más emblemáticos.

En 1999 regraban Mis amigos donde estarán y Vallecas 1996 para el recopilatorio "Vallekas". Mis amigos donde estarán incluso se grabó con multitud de colaboraciones con gente como Rosendo, Fortu (Obús), José Carlos Molina (Ñu) y Jero (Ñu, Santa, Saratoga).

En 2000 graban un nuevo trabajo con el título de "La jaula del silencio" publicado por el sello Pies. Pero de nuevo, ante la falta de apoyo por parte de la discográfica y un público que les empieza a considerar anticuados, deciden dejarlo.

En 2004 se vuelven a cruzar los caminos de Asfalto y Topo con un proyecto de Lele y Jose Luis que combinó canciones de ambos grupos en un disco acústico y eléctrico llamado "Canciones básicas - Asfalto+Topo", con Miguel Bullido (Bulli) a la batería.
Han ido haciendo diversos conciertos, en los que inicialmente contaron con la colaboración a la guitarra de Javier Barral, siendo posteriormente Luis Cruz el que ha retomado este papel como parte activa de este proyecto.

Foro TopoMyspace